Volver al Inicio
Portal de Información y Formación en Salud Mental para Profesionales, Estudiantes y Público
Advertisement
 
    Martes, 16 de Septiembre de 2014
Contacto Contacto  |  Facebook Facebook  |  Twitter Twitter  |  Foros Foros
     

Visitantes en el Sitio
Tenemos 252 visitantes en línea
Buscador
Menú Consultas
Cómo Consultar?
Test-Autoevaluación
Consulta-Orientación
Solicitar Consulta
English Consult
PsyGnos - Consultas
Consultation en Français

 

Nuestras Noticias en su Sitio
Coloque nuestras novedades en su sitio
Menu Principal
Página Principal
Consulta Psicológica
Buscar en PsyGnos.Net
Contáctenos
Quienes Somos
Secciones
Info General
Cuestionarios y Tests
CP en los Medios
Actualidad PsyGnos.Net
Info General
Enfermedades o Síntomas
Etapas Vitales
Abordajes y Terapias
Medicamentos
Pericias Legales
Secciones Especiales
Salud Sexual
Estrés y Trauma
Psicología Cognitiva
Migración-Emigración
Página Principal arrow Abordajes y Terapias arrow Terapia Psicoanalítica

Terapia Psicoanalítica PDF Imprimir E-mail
Info General - Psicoterapias
Índice
Terapia Psicoanalítica
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Para Freud, el psicoanálisis abarcaba tres campos: una metapsicología o teoría general del hombre; un método de investigación de los procesos psíquicos; y una psicoterapia basada en los fenómenos de transferencia, contratransferencia y análisis de las resistencias, (conceptos básicos explicados más adelante). Sin embargo, el edificio teórico evolucionó rápidamente, y no siempre en direcciones coincidentes. Si algo caracteriza al ámbito del psicoanálisis es la heterogeneidad de planteamientos que conviven en el mismo. La base del método deriva del uso de la asociación libre. De esta manera, se ve facilitado el acceso al inconsciente, el cual será siempre indirecto. Su sentido arranca del supuesto de determinismo, por el que toda representación manifiesta remite a otras latentes; nada es casual. También se usan profusamente el análisis e interpretación de los sueños, así como de los actos fallidos, aunque han perdido su puesto de privilegio.
El gran descubrimiento de Freud es que las fuerzas inconscientes determinan nuestro comportamiento tanto o más que las conscientes, siendo éstas en último término derivadas de las anteriores. Esta es verdaderamente la piedra angular de la psicología dinámica. El inconsciente se revela en actos fallidos, en el olvido que tiempo después regresa a nuestra memoria (lo que muestra su carácter activo).
En 1923, Freud sintetiza las tres instancias del aparato psíquico que conforman la 2ª tópica:
Ello: es el polo pulsional, y sus contenidos son inconscientes en su totalidad, bien innatos, bien reprimidos y adquiridos. Es la reserva básica de energía psíquica. Funciona según el proceso primario, por el que se busca una satisfacción inmediata (principio de placer) y que se manifiesta típicamente en la estructura manifiesta del sueño: distorsión en secuencias temporales, lógica y relaciones causa-efecto; desplazamiento, condensación y simbolismo. También lo podemos encontrar claramente en el proceso de pensamiento de niños pequeños.
Superyó: es el juez, la censura, las normas sociales. Su función es la de conciencia moral. No es innato, sino que se adquiere, según la teoría clásica, por interiorización de las exigencias y prohibiciones paternales al resolver el complejo de Edipo. Es en parte consciente, pero también hay representaciones valorativas y demandas sociales asumidas tácitamente en la primera infancia y que han permanecido inconscientes.
Yo: es el mediador entre las instancias anteriores, y entre éstas y la realidad externa al sujeto, aunque sólo es relativamente autónomo. Es el factor que liga los procesos psíquicos, pero a la vez ha de poner en marcha mecanismos de defensa cuando recibe señales de angustia. Tales defensas buscan mantener el bienestar psicológico normal, aunque un funcionamiento alterado de las mismas puede conducir a la aparición de una psicopatología. Los mecanismos defensivos que describe el psicoanálisis son los siguientes:

Mecanismos de Defensa
Aislamiento: aislar un pensamiento o conducta de su afecto, cortándole el nexo con los demás pensamientos o conductas.
Condensación: diversos desplazamientos acaban fusionando varias asociaciones en una representación única; típico de los sueños.
Conversión: el conflicto psicológico se transforma en síntomas físicos, intentando resolverse. Tales síntomas expresan representaciones reprimidas.
Desplazamiento: el afecto ligado a una representación, pasa a otra. Mecanismo típico en los sueños.
Formación reactiva: desarrolla una conducta manifiesta opuesta al impulso o tendencia instintiva original del Ello. Se origina en las prohibiciones radicales del Superyó.
Introyección: El Yo recibe opiniones, deseos, etc., ajenos y los adopta como propios. Se interioriza un objeto exterior. Se deriva del proceso de identificación.
Negación: El Yo niega hechos evidentes o situaciones reales; cierra el paso a la percepción de cosas que no acepta.
Proyección: Desplazar los sentimientos, impulsos, faltas, culpas, etc., propios hacia otras personas, situaciones u objetos.
Racionalización: Él Yo sustituye las motivaciones verdaderas originadas en el Ello por intelectualizaciones, motivaciones racionalmente elaboradas que de esta forma pasan la censura del Superyó.
Regresión: retorno a una fase de desarrollo anterior a consecuencia de frustraciones en la satisfacción de la libido.
Represión: el mecanismo de defensa más elemental. Las pulsiones se ven expulsadas del campo de conciencia, quedando instaladas en el inconsciente.
Sublimación: se aplica la energía del impulso instintivo renunciado a objetivos sociales y culturales.
Sustitución: cuando la satisfacción de una necesidad en un objeto determinado se ve impedida por algún motivo, y se reemplaza el objeto original por otro.

Fases del desarrollo psicosexual
El término "sexualidad" abarca en Freud un ámbito más allá de lo genital, aludiendo a la función global de la ganancia de placer desde las zonas del cuerpo. La libido se nos presenta ya desde el nacimiento, pero se transforma con el desarrollo: sus fuentes son órganos y lugares del cuerpo ("zonas erógenas") que evolucionan según en modelo de fases. Cada fase se caracteriza porque la ganancia de placer se centra en preferencias determinadas o fijaciones. En situaciones posteriores de crisis, se retrocede hacia estas fijaciones en busca de satisfacción libidinal; esto se denomina "regresión". Estas son las etapas y sus principales características

Fase oral
Incluye aproximadamente el primer año de vida. El placer se obtiene por la boca, zona erógena primordial en este momento, y que se vincula a la toma de alimento del pecho materno. Así se estructura el primer vínculo de objeto. Posteriormente, el mismo bebé se procurará satisfacción mediante el chupeteo del pulgar, por ejemplo. El conflicto central a resolver para superar la etapa es el destete. La fijación se manifestaría en la vida adulta como dependencia, pasividad y voracidad. Su actitud sería exigente, insaciable, poco tolerante a la frustración.

Fase anal
Del segundo al tercer año. La zona erógena primordial es la anal, y las funciones que procuran placer son la excreción de las heces, y su retención en un momento posterior. Esto procura al niño una instrumentalización del poder con el que intentar controlar al tiempo la conducta de los padres. Las normas sociales imponen como conflicto central en esta etapa el control de esfínteres. Un entrenamiento excesivamente riguroso propicia una fijación que posteriormente se expresa en pasión por la limpieza y el orden, tacañería, empecinamiento, pedantería, hostilidad pasiva, o deseo de autonomía pero dependiente del reconocimiento ajeno.

Fase fálica
Del tercer al sexto año, aproximadamente. La fuente básica de placer es el pene, idea muy discutida dentro de la propia teoría psicoanalítica. En efecto, Freud propuso la llamada "envidia del pene" en las niñas ante la falta del mismo, mientras en el varón se desarrollan angustias de castración. En esta fase, la gran tarea a resolver es la resolución (transitoria) del complejo de Edipo. Este consiste en el "conjunto organizado de deseos amorosos y hostiles que el niño experimenta respecto a sus padres. En su forma llamada positiva, el complejo se presenta como en la historia de Edipo Rey: deseo de muerte del rival que es el personaje del mismo sexo y deseo sexual hacia el personaje de sexo opuesto. En su forma negativa se presenta a la inversa". Entre ambas se presenta toda una serie de casos mixtos; en el fondo es el salto de la relación dual (centrada en la madre) a la triangular.
La fijación a esta fase se caracteriza por la ambición y la impulsividad, y puede también plasmarse en orientaciones homosexuales.

Fase de latencia
Entre los 6 años y la pubertad, las necesidades sexuales permanecen adormecidas como efecto de la superación del conflicto edípico. Los principales desarrollos tienen que ver con aprendizajes psicosociales, incluyendo habilidades interpersonales, sentido de competencia, y normas socioculturales.
Es entonces cuando, según Freud, la represión implícita en la superación del conflicto previo produce una amnesia infantil característica que obligará luego al psicoanálisis a revivir tal periodo.

Fase genital
En la pubertad, se reactivan los intereses sexuales, y la libido vuelve a las zonas genitales. El despertar del complejo edípico, en el caso común, es resuelto en la elección de un compañero del sexo opuesto no perteneciente a la familia. La persona se orienta a los demás. Como dice Freud:
"...en la época de la pubertad, cuando el instinto sexual se afirma con toda su energía, reaparece la antigua elección incestuosa de objeto, revistiendo de nuevo un carácter libidinoso. La elección infantil de objeto no fue más que un tímido preludio de la que luego se realiza en la pubertad; pero, no obstante, marcó a esta última su orientación de un modo decisivo. Durante esta fase se desarrollan procesos afectivos de una gran intensidad, correspondientes al complejo de Edipo o a una reacción contra él; pero las premisas de estos procesos quedan sustraídas, en su mayor parte, a la conciencia, por su carácter inconfesable. Más tarde, a partir de esta época, el individuo se halla ante la gran labor de desligarse de sus padres, y solamente después de haber llevado a cabo esta labor podrá cesar de ser un niño y convertirse en miembro de la comunidad social... Es ésta una labor que se impone a todos y cada uno de los hombres, pero que sólo en muy raros casos consigue alcanzar un término ideal... .".

Conflicto psíquico y formación de síntomas
"Conflicto" indica oposición de exigencias internas contrarias, sea manifiesto o latente. El síntoma neurótico supone un intento de compromiso en el caso de conflictos incontrolables o defensas desbordadas.
En general, las formas defensivas se relacionan con el desarrollo psicosexual en la medida en que las fijaciones libidinales estructuran la personalidad y perfilan las tendencias resolutivas a utilizar.

Psicoanálisis como terapia
En primer lugar, hay que valorar la accesibilidad del posible paciente. Esto no se puede lograr mediante criterios diagnósticos estándar, sino que es necesario evidenciar la existencia en el sujeto particular de conflictos internos a su estructura de personalidad, manifestados largo tiempo, no conscientes, al margen de contar con una entidad yoica suficientemente cooperadora y estable. Las indicaciones básicas del "análisis" son las neurosis crónicas y trastornos del carácter, aunque puede aplicarse a otros trastornos con los oportunos ajustes.



 

< Anterior

Si alguno de los temas tratados en este Portal le resulta familiar,
¿Qué puede hacer?
 
Consulte con su profesional conocido
  Nuestras opciones Asesoramiento:
Solicitar consulta con uno de nuestros Profesionales- Contáctenos
Haga su Consulta On-Line en ConsultaPsi
Vea más información en Biblioteca ConsultaPsi.com
Grupos y Foros Gratuitos de Autoayuda por mail: Vea las respuestas de profesionales a personas con sus mismas dudas y preocupaciones.
Si tiene dudas o preguntas previas a Consulta: Escríbanos icon_email.png
Recuerde que hoy cualquiera de estos problemas son tratables, que el sufrimiento y la incapacidad que conllevan pueden ser evitado. Busque y recurra por ayuda, en ningún caso se quede aislado.

 

Go to top of page Go to top of page
Optimizado para 800x600 Iexplorer - Ultima actualización:
PsyGnosWeb Recursos Informáticos - webmaster@psygnos.net